El País. El Gobierno gasta 400.000 euros en ayudar a españoles encarcelados en el extranjero.