La «otra» embajada española en Lima