Canarias Opina. La doble condena del olvido.