El Mundo. Un «sangriento» motín en una cárcel de Brasil deja 56 muertos.